Las mujeres de Un largo silencio como modelos de feminidad

Un largo silencio, Ángeles Caso.

En el presente post, voy a hacer un análisis de los personajes que intervienen en la novela Un largo silencio de la escritora española Ángeles Caso, con el propósito de hacer un breve esbozo del modelo de feminidad que nos ofrece esta escritora por medio de su novela. A este respecto, reutilizaré algunas de las caracterizaciones que elaboré para el modelo de feminidad que nos ofrece Las Manos de Mamá de la escritora mexicana Nellie Campobello, que puede leerse en este post.

  1. Descripción de personajes

María Luisa. Podría decirse que se trata del personaje más importante dentro de la novela. Ello se debe a que María Luisa encarna de manera más prístina el ideal republicano en relación con el resto de personajes. Similarmente, la protagonista muestra una autonomía notable para su época en torno a su cuerpo y una relación particularmente saludable con su propia sexualidad. A este propósito, es importante mencionar que María Luisa es hija de un padre simpatizante del proyecto republicano y que este padre es un hombre idealista del que sus allegados solo hablan bien. Particularmente, les enseñó a sus hijos a confiar a raja tabla en el ser humano y esto lo aprendieron desde muy chicos. María Luisa es una mujer de clase media, trabajadora, independiente, más o menos educada, es casada y no tiene hijos. Además, se ha caracterizado por tener una visión realista de la vida sin por ello renunciar a sus ideales. Es fuerte de personalidad y ha sabido, incluso, guiar a su hermana Feda en los vericuetos que suelen formar parte de las intrincadas relaciones familiares y sentimentales que se subtienden en el contexto de una guerra. María Luisa notablemente, por otra parte, ama a su esposo y espera devotamente a que abandone la cárcel tras cumplir su condena para recobrar su relación. No tuvo empachos para entregar su cuerpo al magistrado de la penitenciaría con tal de lograr que su esposo tuviera una prerrogativa dentro de la cárcel. Esto solo lo pudo lograr gracias a que María Luisa posee un absoluto dominio de sí misma y un completo conocimiento de sus cualidades como persona. Si ella supiera que al entregar su cuerpo pierde lo más valioso que hay de sí misma, habría optado por no tomar esa decisión. Pero ella sabe perfectamente que una mujer es mucho más que su cuerpo y que entregar su cuerpo sexualmente no cambia en nada, nada de lo que es ella en sí misma, ni cambia en ningún sentido la relación con su esposo. Esta es la madera de la que está hecha María Luisa y esta es la razón por la cual tiene un papel tan fundamental, casi protagónico, alrededor de la historia.

Feda. Feda es tal vez el polo opuesto de lo que es María Luisa. Es joven, inexperta, no se conoce a sí misma y su autoestima individual es todavía relativa a sus circunstancias. A pesar de ello, la coyuntura de la guerra ha acelerado en ella todos los procesos de maduración y autocrecimiento y esto ha permitido que en tan solo poquísimos meses logre comprender lo que, de otra manera, le habría tomado comprender muchísimos años más, probablemente. Su relación con Simón ha cambiado sustancialmente su cariz sentimental, su estructura de personalidad probablemente y la correlación que hay entre su fragilidad y su capacidad para amar y apasionarse. Es una mujer joven, casi adolescente, que está despertando al mundo y que tiene la increíble fortuna de tener varias hermanas, una sobrina y una madre maravillosas que la ayudan a moldear su carácter voluntarioso y a dominar sus caprichos. Además, por fortuna, tiene la ventaja de llevarse bien con todos sus familiares y de mantener una relación estrecha con ellos. Feda es, tal vez, la mujer más frágil que aparece en toda la novela en el sentido de que, a pesar de sus muchas fortalezas, sus credenciales no están todavía claras, sobre todo en lo que respecta a su condición de mujer. Feda es esa masa informe que está formándose y cuyas experiencias habrán de delimitar sus alcances de tipo identitario. Lo único que es claro a este respecto es que logró reponerse decorosamente del descalabro con Simón y esto tal vez le provea de suficiente asidero para salir adelante como una mujer autónoma.

Ángeles Caso, Las olvidadas.

Alegría. Alegría es la inscripción que lleva su nombre. Es una mujer sencilla, humilde, orientada, capaz de entender la belleza de la vida en su infinita pequeñez y disfrutarla con todas sus bondades. Es ordenada, idealista, honesta, y es toda responsabilidad. Su mayor tesoro es su hija y simultáneamente, por esta misma razón, es su mayor debilidad. Ha sabido reponerse con notable eficiencia a la pérdida de su marido. A pesar de ser una mujer criada en los valores tradicionales, Alegría tuvo la clarividencia para entender que nada debía supeditarla a un hombre que no la valoraba. En este sentido y a pesar de su sencillez y su falta de militancia, ella encarna una parte medular del ideario feminista: el respeto a sí misma. Ideario que sin duda alguna está templado al calor de los ideales republicanos. Finalmente, al igual que sus hermanas, y su madre, ella cuenta con el respaldo del círculo familiar y esto la empodera. La empodera, tanto como mujer como como madre.

Merceditas. A este respecto no tengo mucho que decir que no coincida con lo que Sarah Leggott nos ofrece como valoración sobre esta niña. Es decir, Merceditas representa el enlace entre la generación destruida por el franquismo y la generación que está por venir, posterior a dicho hecho destructivo. Es la posibilidad de preservar una memoria del dolor y una memoria de la lucha que ejecutaron sus padres. Además, no solo será producto de los dilemas de tipo moral y educacional que sus padres enfrenten al criarla, sino de los modelos de feminidad que su madre, su abuela y su tía instrumenten para ella misma. Algo notable de Merceditas, por cierto, es el profundo lazo de amor que sostenía con su abuelo. Lo cual marca la distancia entre la conceptualización del rol de la mujer que tenía el franquismo y la conceptualización que del rol de la mujer tienen los partidarios de la República.

Letrita. Letrita es la gran matriarca. Es la madre de una generación de mujeres que está perdida y que miran derrumbarse lentamente todos sus sueños. Es la mujer que ha perdido al hombre de su vida. La esposa que debe desplazarse de un lugar de residencia a otro para huir de los horrores de la guerra y del combate. La madre que a pesar de todo debe mantenerse incólume para mantener a flote la dignidad de las hijas. Simultáneamente, materialmente Letrita es una mujer que debe de estar constantemente alerta. Es la mujer que debe resolver cualquier posible contingencia económica. Es quien debe administrar y suministrar la comida. Es quien debe repartir y asignar las tareas domésticas. Es quien debe hacerse cargo de la seguridad del hogar en la ausencia del padre. Es, en resumidas cuentas, esa mujer que guía espiritualmente y materialmente a sus hijas en el contexto de un conflicto armado y cuyas labores son prioritarias para la subsistencia de los hijos y de la familia.

Los libros sobre la guerra civil española. Ediciones Cátedra.

2. Análisis del modelo de feminidad

A partir del análisis del comportamiento y el carácter de las protagonistas, consigno estas líneas como un modelo de feminidad válido para las mujeres que aparecen en esta historia:

Valores axiológicos, sistema productivo, horizonte histórico, ideales y modelo de consumo que está presente en Un largo silencio
A la caída del gobierno republicano, lo que vemos florecer es un capitalismo de estado de corte fascista donde la economía depende directamente de la industria nacional y del trabajo de los trabajadores. Simultáneamente, aún subsisten las economías preindustrializadas en donde el campesino se sostiene a través del trabajo diario, de su mano de obra, del cuidado de la tierra y del intercambio de productos agrícolas y ganaderos con miembros de las comunidades cercanas. El modelo capitalista basado en el consumo aún no está presente.
El modelo de consumo es precapitalista con un sistema productivo capitalista.
La moral de los seres humanos está basada en el cooperativismo y en el colectivismo y opera sobre todo a nivel de la casa familiar. La familia es la institución más importante y la célula de toda sociedad. En este modelo aún no prevalece el individualismo.
La contribución de las mujeres a la economía nacional es vital pero apenas si se reconoce.
La relación jurídica entre hombres y mujeres está en un proceso de transición, aunque ontológicamente hombres y mujeres valen lo mismo.
Aún hacen falta reformas jurídicas que igualitaricen la mujer al hombre.
Hombres y mujeres son complementarios y se ayudan mutuamente a llevar a cabo sus respectivos roles. Esta complementariedad está sin embargo en crisis y pronto veremos una relación entre sexos mucho menos cooperativa.
Las mujeres conviven con los hombres de forma franca, los ven como iguales y no les temen. Las mujeres todavía son románticas y se enamoran de los hombres. El hombre no es el enemigo solo por ser hombre, el hombre es el enemigo solo cuando es opresor. La mujer también puede ser enemigo. El amor romántico todavía no ha sido cuestionado masivamente por el feminismo y modelos convencionales de relación son los que priman entre hombres y mujeres. El feminismo solo existe en embrión entre muy contadas intelectuales, lo cual no significa que no haya mujeres, como María Luisa o Alegría, que no sepan pelear por sus derechos y por su integridad.
En cuanto al amor, estamos posiblemente en un período de transición. Es posible que, por un lado, el amor sea visto como una actividad que convalida a las mujeres en donde el fin último sea casarse, tener hijos y formar una familia. Pero, por el otro, es posible que el amor sea visto como una actividad espontánea que se ejerce responsablemente con absoluta libertad, en donde el fin último de las mujeres sea alcanzar todas sus potencialidades, estudiar, prepararse, tener hijos, formar una familia o permanecer solteras. Este es un período muy interesante para la constitución de los modelos de feminidad, en mi opinión.
Al igual que con el punto anterior, ocurren dos cosas simultáneamente en dos ámbitos paralelos: 1. O bien, el trato a las mujeres es casi el mismo en el ámbito privado o doméstico en relación con el ámbito público o político, al menos en términos estadísticos, lo cual ocurriría en la periferia franquista, 2. O bien, ocurre que el trato a las mujeres es diferente en el ámbito privado o doméstico en relación con el ámbito político o público. Lo cual ocurriría, paulatinamente, en el flanco republicano. En el ámbito público gozarían de muchos más derechos que en el ámbito privado simple y sencillamente porque sus derechos empezarían a aparecer consagrados por la ley. Sin embargo, el ámbito público de los derechos no garantizaría la libertad privada de las mujeres.
El status jurídico de las mujeres no es homogéneo, es variable y está en continua evolución. En algunos casos, incluso, el status jurídico de las mujeres involuciona. Esto es algo que no hay que perder de vista cuando se logre la completa conquista de las libertades civiles para las mujeres a la caída del franquismo: el estatus jurídico de carácter público o privado que opere sobre ellas, no garantizará el bienestar individual de las mujeres en el ámbito doméstico. El bienestar individual de las mujeres es susceptible de involucionar.
La norma sexual que prevalece en estos momentos es la norma heterosexual. Aunque esto no es claro en la novela, todos sabemos que el destino de Lorca durante el franquismo estuvo asociado invariablemente a su condición homosexual, por ejemplo. En este sentido, el modelo de feminidad que nos presenta esta novela es de carácter heterosexual, es monógamo y es no misándrico. Están muy lejos de alcanzarse libertades sexuales para todas las personas.
El modelo de feminidad que ofrece Ángeles Caso en Un largo silencio.

Para finalizar, es conveniente decir que mi modelo de feminidad es discutible y podría ser más interesante si fuese puesto en relación con los modelos de feminidad que nos ofrecen las otras novelas discutidas y, particularmente, con el modelo de feminidad que diseñé para la obra de la escritora mexicana Nellie Campobello.

2 opiniones en “Las mujeres de Un largo silencio como modelos de feminidad”

  1. Hola,

    ¡Me encantó tu post! aquí te dejo mi comentario:

    Primeramente, me gusta la estructura del post, es conciso y entendible. En cuanto a la tematica, me gusta que mencionaste la relación que existe entre el hombre y la mujer. En especifico, cuando mencionas que no por ser hombre ya se convierte en opresor sino que todo el que sea opresor, el que sea parte del mismo sistema, es con el que la mujer esta encontrando de sus ideales. Es muy importante que lo mencionaste, ya que cuando las personas escuchan el movimiento feminista se les viene a la mente que es una lucha entre los géneros. Sin embargo, es mucho más que eso, es una lucha contra el sistema gubernamental y los ideales De la Iglesia o todo aquel que sea un opresor.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola, Iván,

    Muchas gracias por tu comentario.

    Estoy de acuerdo contigo. El feminismo no se reduce a una caracterización binaria de la sociedad. Sin embargo, hay que reconocer que en las redes sociales existen expresiones muy violentas del feminismo que llaman por la eliminación del hombre y que directamente plantean una guerra de sexos.

    Por otro lado, el feminismo es muy vasto y creo que lo importante es rescatar aquellas partes que aportan constructivamente a la sociedad.

    No perdamos tampoco de vista que no es necesario ser feminista para estar en contra de la opresión y a favor de las mujeres. Hay muchas luchas y cualesquiera de ellas mientras tengan un carácter libertador, con independencia de las subscripciones ideológicas, deberían idealmente ser bienvenidas.

    Lo que yo celebro de esta corriente, para terminar, es el trabajo de las teóricas feministas que suman positivamente a nuestra comprensión del hombre y de la existencia. También celebro posturas ecocríticas, ambientalistas, altermundistas, antisistémicas y un largo, larguísimo etcétera que, en general, añaden a nuestra comprensión de las cosas y suelen comprometerse con el bienestar de los individuos que forman parte del entorno.

    Agradezco tu lectura y tu comentario y te dejo un saludo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: