El artículo 438, resumen

El artículo 438 (1921) es una novela en la que la feminista española Carmen de Burgos se lanza a plasmar cuidadosamente la deplorable situación en la que vivían las mujeres españolas de la época, a causa de la subyacente imposibilidad para disolver el matrimonio. Estas mujeres, si tenían problemas con sus esposos, debían quedarse eternamente a vivir con ellos y aceptar resignadamente su destino. Si los esposos las engañaban, si los esposos las maltrataban, no podían divorciarse de ellos y mucho menos podrían imaginar rehacer su vida con algún otro hombre. A este respecto, el sistema legal y jurídico español contaba con un artículo en su código penal a través del cual los hombres podrían ser exonerados en caso de dar muerte a sus esposas si estas los engañaban. En dicho caso, la pena máxima que el hombre recibiría sería destierro y no perdería ni uno solo de sus privilegios civiles, ni de sus bienes ni, mucho menos, su prestigio al haber cometido tal ilícito. El hombre quedaría incólume de cometer ese crimen. Esto por supuesto incomodó a muchas feministas de la época y, concretamente, sublevó a la feminista española Carmen de Burgos quien se dedicaría a trabajar activamente en contra de ese artículo y en pro de una ley del divorcio. Entre las muchas expresiones de carácter intelectual que la feminista instrumentó para oponerse a esa ley, estuvieron los diferentes ensayos que escribió a la largo de su vida, como es el caso del afamado ensayo, El divorcio en España, en el que combatió frontalmente contra la inexistencia de una ley del divorcio y en pro de la libertad de las mujeres, sin embargo, como quizá con ninguno otro de sus productos culturales, la novela que en esta ocasión comentamos se yergue como una de las producciones más radicales a través de las cuales es posible comprender la injusticia que implicaba la situación jurídica mencionada sin entrar en intríngulis jurídicos demasiado elaborados.

Es decir, por un lado, la inexistencia de una ley del divorcio y, por el otro, la existencia de artículo 438 del código penal español.

Así que, para que esta situación fuera comprensible para todos, la periodista española se dedicó a minuciosamente escribir una novela que, como nos cuenta Anja Louis en su ensayo correspondiente, fuera clara y distinta en cuanto al absurdo que significaba esta situación para las mujeres.

Grosso modo, a fin de resumir, me limitaré a decir que la novela cuenta la historia de María de las Angustias, una mujer de familia rica que se casa con el hombre inadecuado y quien, cuando sus progenitores ya no están junto a ella para administrar sus bienes, tienen que sucumbir a los chantajes del marido quien constantemente le sacaba dinero para irse a parrandear pues esta era la única manera que ella tenía para comprar su libertad. Precisamente debido a cómo estaba configurado el sistema legal español, aun cuando María de las Angustias estuviera en plena posición de sus bienes, no podía administrarlos sin el permiso de su marido debido a que era una mujer casada. Es decir, si Angustias hubiera sido una mujer soltera y sus padres hubiesen muerto, ella no habría tenido que depender de su esposo para controlar sus bienes, sino que, simple y sencillamente, habría dispuesto de ellos.

En este punto, cabe preguntarse si el artículo 438 era una ley creada para defender la hombría de los hombres o si, más bien, era un incentivo para disuadir a las mujeres del matrimonio. La verdad es que, al pensarlo, resulta paradójico que las mujeres, a pesar de eso, aceptaran casarse. Sobre todo, aquellas mujeres que poseían bienes verdaderos y cuantiosos.

El punto es que, regresando a la trama, María de las Angustias se había casado con un hombre de la peor ralea posible y no podía hacer casi nada para remediarlo.. Pero como su vida era tan miserable y tan vacía y ella una mujer joven y hermosa —en la melodramatización que hace la escritora de este personaje —, resulta que María de las Angustias conoce al hombre ideal, se enamora de él y una vez que consolidan una relación de varios años el esposo vuelve de Londres y la asesina. Asesinato que a instancia del artículo 438 nunca es vengado.

Es decir, Angustias muere impunemente y el marido todavía, al final, se queda con los bienes de su esposa, se queda con la niña y se queda con el prestigio que solía tener un hombre de su estilo.

Por supuesto, estoy haciendo una reducción de la novela y, por supuesto, lo que presenta la autora es un caso extremo de la aplicación de esa ley, pero, en cualquier caso, lo que muestra la escritora es que cuando una ley es escrita con injusticia, como ocurre en el caso del artículo comentado, de una u otra manera, invariablemente, la injusticia encuentra su cauce.

Esta es, pues, la temática de esta increíble historia y es, sin lugar a dudas valioso, el poder contar con la historia que Carmen de Burgos confeccionó ya que esto nos permite entender cómo era la vida de las mujeres en España a principios del siglo XX.

Para finalizar, comparto este pequeño fragmento en donde la periodista española medita sobre la cuestión:

“El divorcio es un signo de progreso y está admitido en la mayoría de los países. El divorcio es conveniente á la sociedad y á la moral. Hay religiones que aceptan ó que rechazan el divorcio y esto sólo depende de la conciencia del individuo, sin que interese al legislador. De nuestro plebiscito resulta que la opinión en España es favorable al divorcio, y es indudable que se establecerá entre nosotros como conquista de la civilización.” COLOMBINE

de Burgos, Carmen. El divorcio en España (Spanish Edition) (p. 129). Biblioteca Nacional de España. Kindle Edition.

Y estos dos fragmentos:

(Son cartas que le enviaban sus lectores a su columna periodística en donde se discutía la cuestión del divorcio.)

“El matrimonio es, quizás, el único camino de relativa felicidad que existe en la tierra. Las ventajas de ese estado, ¿quién, si las conoce, dejará de ensalzarlas? Tener siempre á nuestro lado un entendimiento que nos comprenda, un corazón que lata al unísono del nuestro, un amigo desinteresado que participe de nuestras alegías ó que en las Loras de dolor llore con nosotros; hacer de dos vidas una sola vida; luchar juntos en la edad del vigor y de la fuerza; descansar, juntos también, cuando llega la vejez; dormir luego para siempre bajo la misma losa y á la sombra de la misma cruz…”

de Burgos, Carmen. El divorcio en España (Spanish Edition) (p. 78). Biblioteca Nacional de España. Kindle Edition.

“Tampoco estoy conforme con otro parrafito que dice Farinata, que la mujer no puede ser feliz con otro hombre después de haber anulado su matrimonio con el padre de sus hijos. ¿Y por qué? ¡Si desde el momento que se separa de su esposo deja de sufrir! ¿Por qué, si son buenos hijos y en su madre no ven una conducta censurable, la han de despreciar? ¿Y por qué ha de creer la humanidad que con el divorcio encubre hipócritamente la mujer sus vicios? ¿Por qué se ha de censurar que una esposa infeliz desee y haga lo posible por romper cuando pueda el lazo que la une al hombre causa de todos sus infortunios?”

de Burgos, Carmen. El divorcio en España (Spanish Edition) (p. 100). Biblioteca Nacional de España. Kindle Edition.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: