Esbozos para un posible ensayo sobre Las Manos de Mamá de Nellie Campobello

En las siguientes líneas se presenta un esbozo para lo que podría ser un ensayo sobre Las Manos de Mamá de la escritora mexicana Nellie Campobello. El esbozo es incompleto y requiere de mayor trabajo por parte de la autora.

En primer lugar, el contenido de este posible ensayo.

Esto es, afirmo que todo el bagaje literario necesario para analizar la obra de Campobello en cuestión —necesario para articular cualquier ensayo al respecto—, está ya incluido en el post pasado en donde hago un listado de los aspectos más importantes que Nellie Campobello trata en Las Manos de Mamá.

Ahora bien, si se pone atención a ese post, podrá descubrirse que hay un ítem en el que explico que Las Manos de Mamá contiene y ofrece un modelo de feminidad (para Nellie Campobello principalmente) en la figura materna. Sin embargo, por supuesto, por la universalidad de la obra, al ser una obra literaria, se convierte ya en un modelo de feminidad para cualquier persona. Por lo tanto, el texto ofrece un modelo de feminidad, a secas, para cualquiera de sus lectores y, en especial, el texto ofrece un modelo de feminidad para los seres humanos mujeres.

Entonces, estamos aquí frente a dos elementos posibles para mi potencial ensayo. Por un lado, el análisis literario de la obra y, por el otro, la existencia del modelo de feminidad que la madre ofrece. Que es una idea importante o uno de los pilares que sostendrían mi ensayo. Un modelo de feminidad, por cierto, que es susceptible de analizar y sobre el cual podemos hacer equis o ye conjeturas.

Entonces, tenemos ya tela de dónde cortar. Un tema para analizar, una posible premisa para someter a prueba y, por supuesto, un análisis general del contenido de la obra. Sin embargo, como podemos sospechar, aquí no concluye mi idea principal sobre este ensayo.

La idea más importante acerca de Las Manos de Mamá de Nellie Campobello que estaría contenida en mi ensayo en embrión, es la siguiente: el modelo de feminidad que ofrece la madre de Nellie Campobello representa una ruptura con los nuevos valores del mundo moderno que habríamos de ver arribar en el México postrevolucionario a inicios del siglo XX, valores que, en realidad, encarnan los cimientos para el feminismo de primera ola que llegaría con la inclusión de las mujeres a los procesos legales y con la instauración del voto femenio. Procesos que, en el caso de México, iniciarían en la década del veinte y concluirían hasta 1953 con el otorgamiento del derecho al voto a las mujeres y con la institución del sufragio femenino.

Emily Mary Osborn, Nameless and Friendless, 1857.

El modelo de feminidad que constituye la madre de Nellie Campobello en realidad es un modelo contrario al modelo de feminidad que nos ofrecen los feminismos de primera ola y el feminismo en general. No es complementario, ni suplementario, es simplemente diferente. Tampoco es peor, ni mejor. Es meramente un esquema que puede constituir un refugio para muchas mujeres. Sobre todo, para aquellas mujeres que no están en la modernidad. Mujeres cuyas vidas son otras, que viven en el campo, que trabajan, que crían, que tienen hijos, que cocinan y, a las cuales, la modernidad no les habla ni sus feminismos subsidiarios.

Pero aquí no termina la cosa, el modelo de feminidad que nos ofrece la madre de Nellie Campobello no solo significa una ruptura con el mundo que habría de venir después, sino, más importante, significa un enlace con el mundo anterior y, en ese sentido, ofrece arraigo para Nellie Campobello.

José María Velasco, El Valle de México

Arraigo con el mundo perdido y arraigo con la tradición. Pues si se revisa mi post pasado, en donde ofrezco esta radiografía en la que muestro los temas más importantes que Nellie Campobello trata en su obra, se podrán ver un par de ítems en donde declaro más o menos lo siguiente: en el libro de Nellie Campobello hay una nostalgia por un mundo perdido, un mundo más salvaje e instintual, al que se añora, hay un rechazo también por las instituciones eclesiales y, no menos importante, hay una crítica de la instrucción escolar y un rechazo a la misma.

Incluso comento que esta exaltación de un mundo más campestre ocurre un poco al estilo de la glorificación que de dicho mundo ocurre en la obra del filósofo alemán Federico Nietzsche. Hay una nostalgia por un mundo perdido cuyos cimientos representan un choque frontal con el mundo de la modernidad y el capitalismo del siglo XX.

En este sentido, como lo muestra en su ensayo Vanessa Marie Fernández, ese altercado quedaría dirimido a través del debate que se da en México entre el escritor Julio Jiménez Rueda y su obra, El afeminamiento de la literatura mexicana, y la posición contraria que tomarían los escritores del afamado grupo Contemporáneos, quienes buscarían contrarrestar en sus obras literarias esa visión de la literatura en particular y de la obra de arte en general. Y, por supuesto, para dar respuesta al texto de Jiménez Rueda.

Revolución Mexicana. Representación visual (Imagen tomada de Google Images).

En su ensayo, la académica además muestra los diversos modelos pujantes de feminidad que estaban en boga en aquella época y demuestra cómo el masculinismo podría sentirse amenazado ante los mismos. La académica también demuestra que los escritores de la época solían dirimir el debate entre los diferentes modelos a través de sus obras literarias y que, en las mismas, ellos plasmaban el modelo de feminidad que más les agradaba.

En este debate, como se muestra parcialmente a lo largo de todo el siglo XX, triunfa la modernidad y muere para siempre el proyecto nacionalista mexicano.

Pero no termina mi análisis aquí, ya que esa ruptura significa para Nellie Campobello no solo arraigo, sino que significa también desgarradura.

A este respecto, concuerdo con el detallado análisis que ofrece Doris Meyer en su ensayo sobre el tema. ¿Por qué? Porque creo con dicha académica que dicho modelo de feminidad en realidad constituye un modelo identitario para Nellie Campobello, un modelo en donde ella funda su propia feminidad y su identidad como mujer y de donde abreva para construir los propios valores que han de cimentar y pavimentar su camino literario, biográfico y en general artístico. De hecho, mientras leía el texto de Campobello de inmediato entendí el valor que tenía la madre para la constitución de su propia identidad.

A este respecto, Meyer afirma: “Indudablemente, Nellie Campobello vio en el ejemplo de su madre, si no un modelo de mexicanidad ilustre y grandioso, sí sin duda una figura arquetípica que se alzó por los valores que ella atesoraba” O más adelante: “Campobello ha elegido contar la historia de su madre como un medio para clarificarse a sí misma su propia vida.”

De allí esta nostalgia y este grande arraigo que siente Nellie Campobello hacia su madre. Nellie Campobello en verdad sufrió rotundamente la perdida de la madre y padeció simultáneamente la construcción del mundo que habría de venir después de la revolución. Ya que, como sabemos, el proyecto revolucionario que triunfó no fue el proyecto villista, ni el zapatista, ni el maderista, de corte socialista y democrático, sino el proyecto carrancista, el cual fue un proyecto viciado desde su origen, utilitarista y en donde lo mismo pervivían una preocupación por lo popular y lo nacional junto al oportunismo.

A este respecto, habría que ser justos con la historia y reconocer que, afortunadamente, a este modelo se adhirieron también figuras revolucionarias de envergadura, y diversos intelectuales que llevaron a cabo eficientemente la ejecución de algunas de las directrices más importantes del proyecto nacionalista sin afectar a las clases populares. A este respecto puede consultarse este post que dediqué a Josefina Zoraida Vázquez y, de hecho, recomendaría algunas de sus lecturas.

Sueño de una tarde domical en la Alameda Central, Diego Rivera.

Recordemos también que el nacionalismo es un proyecto que abrazan todos los distintos flancos de la lucha revolucionaria, desde Villa, Zapata, pasando por Madero, Carranza hasta llegar a los hermanos Flores Magón, etcétera. Por lo tanto, es una reivindicación legítima de las clases populares.

El nacionalismo en México no tiene las connotaciones negativas que tiene el nacionalismo europeo y si fuésemos un poco más cuidadosos con los conceptos habría que llamarle soberanismo.

Siguiendo esta línea, me parece que si se hiciese un análisis detallado de la obra de Nellie Campobello, llegaríamos a la conclusión de que las aspiraciones que la escritora sostenía a nivel político confluían en un modelo populista, nacionalista, socialista y democrático al triunfo de la revolución, el cual representaba los ideales con los que fue criada la autora bajo los auspicios de su madre. Modelo que, sostengo, es un modelo al que aspirarían y aspiran hoy día la gran mayoría de los mexicanos. Sin embargo, por las razones ya explicadas, solo triunfaron la mitad de estas aspiraciones y, en el triunfo de esas aspiraciones por supuesto —y con esas aspiraciones—, llegaría un capitalismo rampante que después se convertiría en neoliberalismo y pobreza para millones de mexicanos. Hasta la fecha.

La idea de que en México ha triunfado el nacionalismo es un mito.

De alguna manera, en relación con esto mismo, lo que rechaza Nellie Campobello en sus obras es la modernidad y lo que abraza y añora a través del recuerdo de un mundo anterior es todo lo que es opuesto a la modernidad y, más particularmente, al capitalismo. En la nostalgia de Nellie Campobello no solo hay añoranza por el mundo que se fue sino resistencia a aceptar el mundo que está por llegar.  

Cartel de Danza alusivo a Nellie Campobello. Fuente: Secretaría de Cultura de Chihuahua.

A este respecto, de manera un tanto escueta, se podría decir que la madre de Nellie Campobello pertenece todavía al Siglo XIX, y de allí el romanticismo que Nellie Campobello exhibe, mientras que las actitudes, modas y tendencias con las que se enfrentaría la escritora pertenecen, plenamente, al Siglo XX, o mundo de la modernidad del que las feministas abrevan.

En este sentido, su visión no es antinacionalista. Muy por el contrario, la visión que suscribe la escritora es una visión nacionalista de la historia pues ella sabe que ese nacionalismo significa soberanismo para naciones que normalmente han sido avasalladas por países imperialistas.

En este aspecto cabe problematizar si el nacionalismo es en verdad un proyecto patriarcalista, pues como Nellie Campobello demuestra a través de sus relatos las mujeres abogan también por un proyecto nacionalista para defender a sus países del imperialismo.

Una última cosa.

Quiero utilizar este pre-ensayo para analizar una idea adicional y problematizar la creencia según la cual el mundo de los hombres es un mundo patriarcal que somete a las mujeres. La idea es que esta noción que introduzco aquí sirva de contraejemplo a esa creencia. No sé si la estaría falseando, pero al menos sí, creo, la estaría problematizando y podría servirnos para un análisis posterior más meticuloso a este respecto.

Esta es la idea: el abuelo de Nellie Campobello del que habla tan rotundamente a través de la obra es un hombre que quiso a sus hijas, que las enseñó a ser libres, las apoyó, que las acostumbró a rechazar la obsecuencia y el conformismo social y es, al mismo tiempo un hombre viril, de campo, que ama la vida silvestre y quien, para algunas feministas, podría representar al macho patriarcal. Y, sin embargo, no lo es. Por lo tanto, es posible ser viril y masculino y no ser patriarcal. Incluso creo que asociar patriarcado con opresión, indefectiblemente, es una caracterización incorrecta.

Etcétera, etcétera.

Como se puede ver, este apunte es un esquema muy rudimentario en el que intento plasmar algunas de las ideas que compondrían un ensayo posterior sobre Las Manos de Mamá de Nellie Campobello que espero poder realizar. En el mismo quedan varias ideas sueltas, pero espero que quede claro que forman parte de un mismo todo coherente en el que básicamente sostengo:

El modelo de feminidad que representó la madre de Nellie Campobello para la autora y el cual se halla presente en Las Manos de Mamá es ese último baluarte que une a la escritora con el Siglo XIX. En el mismo la escritora encuentra refugio y solaz y representa un lugar de resistencia contra el capitalismo que advendría hacia el siglo XX y del que el feminismo forma parte en su adhesión al mundo laboral y en su aceptación de la sociedad de consumo.

Y perdón por las redundancias, pero esto es un esbozo y era necesario ser un poco reiterativa con algunas de las ideas.

En el siguiente recuadro se ofrece un comparativo de ambos modelos:

EL MODELO DE FEMINIDAD QUE NOS OFRECE LAS MANOS DE MAMÁ DE NELLIE CAMPOBELLO VERSUS LOS FEMINISMOS POSTERIORES
Valores axiológicos, sistema productivo, horizonte histórico, ideales y modelo de consumo que está presente en Las Manos de Mamá.Valores axiológicos, sistema productivo, horizonte histórico, ideales y modelo de consumo que está presente en los feminismos posteriores.
Un sistema productivo anterior al capitalismo y a las economías industrializadas en donde el campesino se sostiene a través del trabajo diario, de su mano de obra, del cuidado de la tierra y del intercambio de productos agrícolas y ganaderos con miembros de las comunidades cercanas. Tal y como sigue ocurriendo hoy día en México. Ver este vídeo como ejemplo.Un sistema productivo capitalista basado en la industria y el consumo.
El modelo de consumo es preindustrial, no masificado, todavía subsiste el trueque y las comunidades se basan en la satisfacción de sus necesidades vitales mucho más que en la satisfacción de necesidades secundarias, o necesidetes, y no hay una aprensión compulsiva por comprar, comprar, comprar y acumular. Por supuesto, existe la propiedad privada pero no en su forma burguesa, al menos como ideal, y en los pequeños propietarios y trabajadores que poseen sus casas y propiedades para cohabitar. El hacendado representa ya una forma capitalista de propiedad.El modelo de consumo es capitalista y está basado no solo en el trabajo asalariado de los hombres, está basado también en el trabajo de las mujeres y en la inclusión de estas a las fábricas y los lugares de trabajo. Las mujeres compran, compran, compran y ensanchan con sus compras los bolsillos de los oligarcas capitalistas. Su función social se ve uniformizada y masificada y visten vestidos y llevan modas a las que cualquier mujer puede acceder con el simple producto de su trabajo asalariado. El vestido que lleva la mujer A, o la crema para las arrugas, lo mismo la puede utilizar la mujer B. Tal y como ocurre con los hombres. Unos y otros pertenecen a un mundo basado en el consumo y en el acumulamiento de bienes. Acceder a un mundo igualitario es acceder, en último término, a las fases más avanzadas de una economía de mercado de corte capitalista basada en el consumo de bienes, en el intercambio de servicios y, en última instancia, en la bursatilización de la economía.
La moral de los seres humanos está basada en el cooperativismo y en el colectivismo y opera sobre todo a nivel de la casa familiar. La familia es la institución más importante y la célula de toda sociedad.La moral de los seres humanos está basada en el individualismo y aunque la familia todavía es importante, una parte importante de ellas están fragmentadas. Existen familias parentales, monoparentales, consorcios libres, madres solteras en crianza de sus hijos, matrimonios mixtos, el matrimonio homosexual y heterosexual, etcétera.
Hombres y mujeres son iguales, es decir, valen jurídicamente lo mismo, pero son diferentes en términos ontológicos. Los roles que desempeñan los desempeñan de acuerdo a sus potencialidades y, generalmente, hay repartimiento de roles de acuerdo a la tradición sin incurrir en esquemas prohibitivos. Las mujeres, a pesar de la igualdad jurídica, carecen de derechos políticos todavía no consagrados en la constitución. A este respecto, las constituciones varían y hay países que son más tradicionales en esto. Los pueblos musulmanes, por ejemplo, no suscriben la modernidad de forma homogénea, lo cual es algo que no ha sabido respetar Occidente. Por ejemplo, en Occidente se acusa a los países musulmanes si, por casualidad, no existe el divorcio, aunque nadie explica por qué es mejor que haya divorcio a que no lo haya. Podría ocurrir, por ejemplo, que ambos esquemas sean buenos dependiendo de las sociedades, pero eso, ni siquiera, Occidente lo imagina. Todo se convierte en dogma.Hombres y mujeres no son iguales ontológicamente y jurídicamente deben de estar igualietarizados por la ley de manera que deben acceder a los mismos derechos políticos y deben tener acceso a las mismas oportunidades.
Las mujeres conviven con los hombres de forma franca, los ven como iguales y no les temen. Las mujeres todavía son románticas y se enamoran de los hombres. El hombre no es el enemigo solo por ser hombre, el hombre es el enemigo solo cuando es opresor. La mujer también puede ser enemigo.Las mujeres conviven con los hombres de igual a igual y desconfían de ellos. También, les temen. Salvo contadas excepciones, no creen en el amor romántico y lo ven como una forma de sometimiento. El hombre ES el enemigo por el solo hecho de ser hombre. Las mujeres compiten con los hombres y pretenden ser sororas, aunque en la gran mayoría de los casos, no lo son. [1]
Hombres y mujeres son complementarios y se ayudan mutuamente a llevar a cabo sus respectivos roles.Mujeres y hombres no son suplementarios ni complementarios. Son rivales y la existencia de uno garantiza la miseria del otro. Especialmente, esto es cierto en los feminismos más radicales como el que sustentaba Simone de Beauvoir. Por ejemplo, en El segundo sexo, Simone de Beauvoir afirma: “La mujer siempre ha sido, si no la esclava del hombre, al menos su vasalla…” Este tipo de radicalidad también se observa en la obra de Kate Millet, quien afirma: “El hombre creó la imagen de la mujer que todos conocemos, adaptándola a sus necesidades.” [2]
En el texto de Nellie Campobello no es claro cómo se perciben la homosexualidad y otras prácticas sexuales distintas a la norma heterosexual. A este respecto, me hace falta hacer una indagación más profunda relacionada con los modelos de feminidad. Sin embargo, por lo pronto, investigando para escribir este post, me he topado con un artículo de Carlos Monsiváis que podría ser de interés y utilidad. El artículo se llama, Los gays en México: la fundación, la ampliación, la consolidación del ghetto, el cual fue publicado en 2002. No obstante, queda claro a través de los libros de Nellie Campobello que los modelos de feminidad más comunes suelen ser heterosexuales.Se acepta con libertad el homosexualismo y otras prácticas sexuales, pero se prohíben el incesto, la pedofilia y prácticas donde en general se atenta contra derechos de terceros.
Tabla resumen sobre diversos modelos de feminidad

NOTAS

[1] Esta falta de sororidad es resultado de la misma dinámica social que pone a competir a todos contra todos y hace salir lo peor de nosotros mismos, volviéndonos cada vez seres más individualistas. Por otra parte, también creo que las mujeres, por naturaleza, somos poca sororas, a diferencia de lo que el feminismo suele sostener, y más bien tendemos a competir contra nosotras mismas. Tal vez mi horizonte de interpretación es limitado a este respecto, pero es lo que la experiencia me confirma.

[2] Los artículos citados dentro del escrito son, respectivamente, Fernández, Vanessa Marie. «From Journal Debate to Novelistic Form: The Case of Margarita de niebla (1927).» The Journal of Modern Periodical Studies 8.1 (2018): 81-99. El texto en general es una muy buena introducción a los modelos estéticos que primaban en México durante aquella época y nos permite entender cómo condensaban dichos modelos distintos proyectos de nación para México. Al mismo tiempo, el texto nos permite entender qué precisamente estaba pasando del otro lado del Atlántico en cuanto a este mismo rubro. Y: Meyer, Doris. «Nellie Campobello’s las manos de mamá: A Rereading.» Hispania (1985): 747-752. P. 748 y 749. En tanto que los libros citados son, De Beauvoir, Simone. «El segundo sexo» Universidad de Valencia: Catedra (2014) P. 55 y Kate, Millet. «Política sexual.» Cátedra, Universidad de Valencia (1995). P. 106.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: